Monkeypox Actualización HyCare Medical

¿Qué es la viruela símica (Monkeypox)?

La viruela símica es causada por el virus de la viruela símica, miembro del género Orthopoxvirus, de la familia Poxviridae.

Es una zoonosis vírica, es decir que inicialmente se transmitió de animales a personas.

 

Signos y síntomas

Los signos clínicos de la viruela símica suelen ser fiebre, erupción cutánea e inflamación de los ganglios linfáticos.

La viruela símica suele ser una enfermedad con síntomas que duran de 2 a 4 semanas. En ocasiones puede causar cuadros graves. Recientemente, la tasa de letalidad ha sido de alrededor del 3-6%.

El periodo de incubación (de 1 a 5 días): caracterizado por fiebre, dolor de cabeza, inflamación de los ganglios linfáticos, dolor lumbar, dolor muscular y fatiga intensa. 

 La inflamación de los ganglios linfáticos es una característica distintiva de la viruela símica.

 

Período de erupción cutánea (entre los días 1-3 días después de la aparición de la fiebre): tiende a concentrarse sobre todo en la cara y las extremidades en lugar de en el tronco.

Monkeypox

 

  • Las lesiones están bien delimitadas, del mismo tamaño

  • La erupción diseminada es centrífuga (más lesiones en las extremidades y en la cara)

  • Las lesiones en las palmas y plantas de los pues suelen ser dolorosas

La viruela símica suele ser una enfermedad autolimitada, con síntomas que duran de 2 a 4 semanas. 

 

Vías de transmisión

El virus de la viruela símica se transmite de persona a persona por contacto estrecho con las erupciones cutáneas, líquidos corporales, aerosoles respiratorios, gotículas respiratorias y materiales contaminados como la ropa.

En la actualidad existen dos vacunas aprobadas para la prevención de la viruela símica. JYNNEOS  (también conocida como Imvamune o Imvanex) es una vacuna de virus atenuado aprobada por la FDA.

También existe el tratamiento con antivirales.

 

Prevención

  • Mantener una buena higiene de manos.

  • Utilizar mascarilla.

  • Evitar compartir alimentos y bebidas. 

  • Evitar el contacto con lesiones.

  • Aislar pacientes con síntomas característicos.