Lograr una rápida reactivación de las actividades necesita respuestas rápidas que puedan proporcionar seguridad y mitiguen la posibilidad de contagios por el virus SARS-CoV-2 causante de COVID-19.

Entre estas estrategias se incluyen:

• Medidas de detección temprana (pruebas rápidas
inmunológicas).
• Contact tracing.
• Aislamiento de pacientes afectados.

Estas acciones deben estar respaldadas por las últimas evidencias científicas y por las mejores prácticas de bioseguridad.

Nuestra estrategia está enfocada a la mitigación de riesgos de salud y dar mayor estabilidad a la operación de las empresas.

Contáctanos para saber más.